Si ya lo conocéis estaréis conmigo de que el restaurant el celler de can torrens es uno de los sitios más bonitos para hacer una celebración de boda o evento. Si no habéis estado nunca, os lo presento a partir de mi experiencia cómo fotógrafo durante un reportaje de boda.

Creo que no sólo hablo por mi, pero los fotógrafos y videógrafos cuando llegamos a un sitio, mentalmente pensamos en espacios. Es cómo si dividiéramos y asignáramos en nuestra mente el rol que va a tener cada espacio en el reportaje. Cómo si de un actor de teatro se tratara cada espacio desempeña un rol muy específico ya que en cada uno de ellos tratamos de explicar una parte de la “historia”. En este caso vuestra historia de boda.

Cuando nos cruzamos con un lugar como el Celler de Can Torrens bodas para nosotros es como una bendición. La razón muy simple, está lleno de espacios y a cuál mejor. La gran variedad de espacios que tiene, todos ellos muy variados y muy cuidados, nos permite desarrollar el reportaje con la garantía que éste juega a nuestro favor.

En el reportaje de boda de María y Gerard, fuimos capaces de recorrer y sacar partido de todos los espacios de forma ordenada sin excedernos demasiado en tiempo. Si fuera por mi me habría recreado en cada zona el triple de tiempo…;·)  Pero como es obvio, en una boda esto es imposible y la gracia está en realizar el reportaje en poco tiempo para que los novios puedan disfrutar de su fiesta al máximo.

La celebración de la boda se realizó en una carpa situada sobre unas paredes rocosas que .

La zona del jardín, con su perfecto césped, característicos árboles redondos que dan entrada al bosque y la pequeña fuente que queda a un lateral me dieron mucho juego.

El caminito de regreso al Celler, ondulado y capitaneado por un coche de tres ruedas la delícia de los niños y de mi cámara.

La zona del pica pica con sus característicos asientos y mesas de troncos…no me diréis que no es original.

En un lateral se encuentran lo que en su día fueron los establos y hoy un magnífico espacio para sacar alguna foto interesante.,

O los innumerables detalles del porche interior.

Y cómo no, las habitaciones. Para acceder a ellas tienes que pasar por unas escaleras. Las escaleras siempre son un buen recurso para hacer fotos, sobretodo cuando son tan fotogénicas cómo éstas.

Cuando accedimos a las habitaciones,….

Otro ejemplo, las inmensas letras del jardín que cogieron todo su protagonismo a partir de la puesta de sol.

Las opiniones sobre del Celler de Can Torrens es que es un lugar lleno de posibilidades y contrastes en el que no sólo disfrutan los novios y invitados sino también los profesionales cómo yo que ese día estamos trabajando para explicar con imágenes uno de los días más emblemáticos de vuestra vida.
Un lujo, gracias! ;·)